Walmart Logo

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN DENTAL

La carie dental es un proceso activo que resulta de la interacción entre dientes, alimentos

y bacterias. Es la principal causa de pérdida de dientes en los Estados Unidos, y la dieta tiene

una influencia directa en el progreso de la misma. La cavidad oral es el inicio del tracto

gastrointestinal, y el riesgo de problemas orales aumenta con los cambios en el estado de salud,

el avance de enfermedades y las prácticas alimentarias perjudiciales.

La nutrición es un componente fundamental de la salud oral, por lo que debemos de

conocer el concepto Nutri-Dental como un nuevo enfoque de salud. Nutri-Dental reconoce la

existencia de una correlación entre la nutrición, la salud oral y la salud integral de las personas.

La relación Nutri-Dental incluye mucho más que relacionar las caries al consumo de azúcar.

Deben considerarse los siguientes factores:

1. En el paciente: Su estado nutricional, su dieta, sus patrones alimentarios, su salud en

general y sus condiciones de salud existentes (incluyendo medicamentos), el factor

genético (predisposición a caries, cantidad y calidad salivar, etc), y su higiene oral.

2. En los alimentos: Las propiedades cariogénicas, cariostáticas y anticariogénicas de los

alimentos, y las características de cada alimento: su forma, frecuencia de consumo,

composición, secuencia de ingesta y combinación.

Los alimentos cariogénicos, son aquellos que contribuyen a la formación de la placa dental que

causa las caries. Existe la creencia popular que “si comes muchos dulces te va a dar caries”,

limitando la condición al consumo de alimentos altos en azúcar, pero en realidad no es

exclusivamente así. Entre los alimentos considerados altamente cariogénicos, están: Los

refrescos azucarados, dulces, jugos de frutas, gelatinas, galletas, cereales, dulces de repostería,

pasas de uva, guineos, leche y pan, entre otros.

Los alimentos cariostáticos, son aquellos que no contribuyen a la formación de la placa

dental que causa las caries. Ejemplos de estos alimentos son: huevos, carnes, aves y pescado.

La mayoría de los vegetales frescos o crudos. Grasas o aceites. Nueces, almendras, maní y

endulzadores artificiales (sacarina, ciclamatos, aspartame y sucralosa).

Los alimentos anticariogénicos, evitan la formación de la placa dental que causa las

caries. Ejemplos de estos alimentos son los Quesos como el Suizo, Monterrey y Cheddar. Por

su parte, los quesos añejados, por su contenido de calcio, fosfato y caseína, promueven la

remineralización del diente. También se recomienda masticar un chicle con azúcar de Xilitol

luego de las comidas y meriendas para reducir el riesgo de caries y el Recaldent, derivado de la

caseína, que promueve la restauración del esmalte dental.

Los alimentos líquidos tienen menor adherencia en el esmalte dental, los sólidos y

pegajosos como galletas, cereales secos, guineos, tienen mayor adherencia. La consistencia

también afecta la adherencia, los alimentos masticables como gummy bears y marshmallows (a

pesar del alto contenido de azúcar) estimulan mayor producción de saliva y tienen menor

adherencia que los sólidos. Los alimentos altos en fibra con pocos o ningún carbohidrato

fermentable (como los vegetales frescos/crudos, y el popcorn) son cariostáticos.

La frecuencia de consumo determina el número de oportunidades para la producción de

ácido, cada vez que comemos, la boca se pone acida y es mayor el riesgo de caries. Es

importante recomendar patrones alimentarios a horarios regulares, fomentando la higiene oral

luego de cada comida.

Este artículo es una colaboración de Colgate-Palmolive, la Dra. Elaine Págan, DMD, Oficial

Dental del Estado del Departamento de Salud y Yanina M. Bernhardt Utz, LND, MPH,

Epidemióloga, Nutricionista/Dietista, durante Agosto, Mes de la Salud Oral. Para más

información visitar www.colgate.com.pr/mesdelasaludoral